Cuando buscamos planes novedosos para hacer con niños siempre pensamos en reservar unas entradas para una obra de teatro entretenida, en acudir a algún museo con actividades, en asistir a un cuentacuento en una librería del centro de Madrid o en programar una ruta por la montaña o la sierra. En esta ocasión vamos a hacer algo diferente, pero que tiene dos objetivos muy claros: ponernos en forma y divertirnos en familia. ¿Conoces las propuestas infantiles y de adultos de los clubs David Lloyd?

Actividades para niños que encontrarás en David Lloyd

¿Cuántas veces al día te lamentas de que no tienes tiempo para ti: para asistir a una clase de spinning o para encontrar un hueco en tu ajetreado día para charlar con tu pareja? Al final, cuando nos convertimos en padres y madres centramos toda nuestra atención y fuerzas en proporcionar bienestar a nuestros hijos y nos olvidamos de nosotros mismos.

El plan del que hoy quiero hablarte te va a permitir tenerlo todo: pasar tiempo con tus hijos, ofrecerles diversión a raudales y cuidarte y mimarte un poquito más. Y es que los clubs David Llyod (Aravaca, Madrid, y Turó, Barcelona) disponen de una amplia variedad de actividades para toda la familia. ¡Te cuento en qué consisten porque lo hemos vivido en primera persona!

Mis hijas (no lo digo yo, lo dicen los que me rodean) son niñas canguro, porque siempre están pegadas a mí, así que hacer algo sola resulta casi imposible. La verdad es que a mí también me fascina y emociona eso de compartir cuantos más momentos mejor, pero es cierto que es necesario tomar distancia de vez en cuando.

Por eso cuando me enteré de que podíamos pasar un día en los clubs de David Lloyd (seleccionamos un sábado para estar más descansadas)… ¡no me lo pensé dos veces! Y tras ver todas las propuestas de ocio que había para ellas (la franja de edad va desde los 3 hasta los 15 años de edad), no pude más que morirme de la envidia, ¡quién fuera niña otra vez!

Mientras yo podía aprovechar para colarme en una clase de ciclo, body combat o hatha yoga, ellas tenían para elegir entre baloncesto, make&create, teatro, miniatletismo… ¡Y así lo hicimos! Fue fantástico porque mis retoñas disfrutaron de lo lindo (era como asistir a talleres diferentes cada hora) y yo, por fin, logré hacer algo de ejercicio y descubrir qué disciplina empezar a practicar según mis necesidades y mi condición física.

A la hora de comer nos reunimos y, como auténticas cotarras, no pararon de contarme qué majos eran los monitores, cuántos amigos habían hecho e, incluso, de enseñarme todo lo que habían aprendido.

Nos quedó por probar la clase de Scooter Squad, en la que a ritmo de música los niños pueden aprender a moverse de forma segura sobre patines. ¡Qué pena que esta actividad esté solo en las instalaciones de David Llody en Turó, Barcelona! ¡Ojalá pronto llegue a Aravaca, Madrid! Y es que prometemos volver otro día a disfrutar de una jornada en familia mientras hacemos ejercicio. ¿Te apuntas?

Pin It on Pinterest

Shares
Share This