Dicen de él que pita más que anda y ¡ya entendemos el por qué! Nos reservamos un domingo por la mañana para acercarnos a la zona de La Poveda (Madrid) para subirnos al tren de Arganda y trasladarnos a 1886, año en el que este medio de comunicación funcionaba a pleno rendimiento.

Conocemos el histórico tren de Arganda, el que pita más que anda

el tren de arganda

¡Me encantan todos los planes que nos hacen viajar en el tiempo! ¿A ti no? Me fascina (creo que se lo estoy pegando a mis hijas) poder imaginarme cómo era la vida en otra época y dejar que mi mente visualice cómo sería yo en otro siglo: ¿en qué trabajaría? ¿cómo me organizaría el día a día? ¿cuáles serían mis hobbies? Así que montarnos en el tren de Arganda (solo circula los domingos de la temporada primavera y otoño a las 10.00, 11.00, 12.00 y 13.00 horas. No está operativo sábados, festivos o días de diario) me despertaba mucha curiosidad.

paisaje del tren de arganda

El Tren de Arganda se encuentra a 8000 metros de la estación de metro de La Poveda (línea 9) para los que vais en transporte público. Si en tu caso te mueves en coche, debes coger la A3 (carretera de Valencia) y salirte en la salida 22. Cruza una rotonda, coge la M-300 y cuando hayas recorrido 800 metros (no vayas muy deprisa que te lo pasas sin querer), tu destino estará a la izquierda. Allí hay un pequeño parking en el que dejar el coche sin problema.

llegada del tren de arganda

Con los cinco euros de la entrada (los niños menores de tres años si no ocupan asiento no tienen que abonar esta cantidad), podrás además de realizar el viaje de ida y vuelta visitar el pequeño museo que hay en la estación y ver cómo eran los uniformes de los revisores y conductores hace unos pocos de años, así como otros detalles simpáticos. ¡¡¡Todo esto mientras llega el gran momento de subirse al vagón!!!

Cuando todo está preparado y ‘nos colamos’ en los vagones… ¡mis pequeñas se quedan impresionadas! Y es que, aunque no estén muy acostumbradas a viajar en transporte público, que todo sea de manera les ‘descoloca’ un poco, pero a la vez les hace mucha gracia. Y como son muy curiosas, no pierden detalle de nada: las inscripciones que hay en las paredes, el funcionamiento de las ventanas, la decoración del techo…

museo del tren de arganda

Y sin dejar de mirar de derecha a izquierda y de arriba a abajo, el tren de Arganda arranca. Por delante cuatro kilómetros por el único tramo preservado del antiguo Ferrocarril del Tajuña. Su objetivo, como nos explican, «rememorar cómo se viajaba en estos trenes y cómo se trabajaba hace más de 100 años en el desempeño de oficios ya desaparecidos, como fogoneros o guardafrenos, entre otros».

Nuestro destino es el apeadero de la Laguna del Campillo (Rivas Vaciamadrid), un paisaje que te aconsejo que disfrutes porque transmite mucha calma. Allí os bajaréis, podréis tomar fotos de la locomotora y hasta os dejarán tomar el mando de ella. ¡Una pasada!

¿Te animas tú también a subirte al tren de Arganda? Lo mejor es que hagas tu reserva por correo electrónico en reservas@vapormadrid.com y por teléfono de lunes a viernes de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00 horas al 630336840 ¡Ya me contarás!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This