Creo que no hay ni un solo niño en Madrid al que no le guste viajar en metro. Recuerdo que una de mis mejores amigas se pasaba los días y las tardes con su pequeño de dos años dando vueltas por el suburbano de la ciudad porque era la gran pasión de su hijo.

A mí me ha pasado algo parecido, aunque en mi caso un día tocaba autobús, otro tren y el tercero metro. Ahora, además de poder elegir entre más de 11 líneas para pasear por la capital, los madrileños podemos conocer más sobre la historia de nuestra metrópoli gracias a de los Museos de Metro de Madrid. ¡Te lo cuento todo!

El misterio de los museos suburbanos de Madrid

museo de metro de madrid

La Nave de Motores, el vestíbulo de Pacífico, la estación de Chamberí, los Caños del Peral y la recién incorporada estación de Chamartín son los cinco espacios que sumergen al visitante en la historia del metro de Madrid, un transporte que revolucionó la ciudad de Madrid en los primeros años del siglo XX hasta el momento presente y que sigue creciendo.

Naves de motores de Pacífico

¿Cómo funcionaban los trenes? ¿Qué hacía que pudieran hacer su recorrido completo sin ningún tipo de incidente? ¿Qué necesitaban para llevar a cabo su misión? En esta impresionante Nave de Motores se encuentran tres enormes motores diésel y resto de maquinaria que permitían generar y transformar la energía que requerían los trenes. ¡No te lo puedes perder!

Estación de Chamberí

Este punto del metropolitano pertenece a la Línea 1 del Metro de Madrid. ¿Sabías que fue la primera línea inaugurada en el año 1919? Pero aquí hay más secretos. Permaneció abierta hasta los años 60 y tuvo que ser clausurada porque se decidió aumentar la longitud de los trenes y resultaba imposible. Visitar la Estación de Chamberí, además de ser obligatorio, es realizar un viaje mágico al Madrid de la década de los 50 y los 60.

Vestíbulo de Pacífico

El arquitecto Antonio Palacios diseñó todos los elementos decorativos de este vestíbulo abierto en 1923 y que, posteriormente, se cerró en 1966. Un actual trabajo de rehabilitación ofrece la posibilidad de disfrutar del aspecto de este rincón como se conoció en sus orígenes. ¡Merece la pena, de verdad!

Los Caños del Peral

Cuántas veces habrás paseado por la Plaza de Isabel, II sin saber, quizás, que bajo ella existe un museo que recrea la histórica fuente de los Caños del Peral que permite explicarles a los niños (a algunos les resulta difícil de entender) que en el siglo XVI el agua no llegaba a las casas de la ciudad. Les puedes mostrar esta fuente que recogía el agua de manantial junto al arroyo del Arenal, la galería de abastecimiento en bóveda de cañón, la alcantarilla de la zona y el acueducto que suministraba agua al Palacio Real.

Estación de Chamartín

Otro de los rincones que forman parte del conjunto de museos suburbanos de Metro de Madrid es la estación de Chamartín, que acaba de inaugurar una zona expositiva interactiva donde los asistentes podrán conducir un tren de Metro. ¡A los niños les puede flipar! Se podrá visitar hasta el próximo 17 de enero (que no se te pase), está guiada y tienes que pedir cita previa. Esta actividad se inauguró el pasado año con motivo del Centenario de Metro de Madrid.

metro de madrid y sus museos

Todos estos museos del metro de Madrid son gratuitos y se pueden visitar de manera libre o, en algunos casos, con una visita guiada con un experto.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This