Uno de los juegos de mesa favoritos de mi hija es el ajedrez. Intentando buscar la mejor estrategia para batir al rey y al reina de su contrincante (algunas veces su padre y otras una servidora) Elena se pasa horas y horas sentada en el comedor del salón. Tanto es su amor y pasión que el juego del ajedrez ha despertado en ella que este año me pidió que la apuntase a la extraescolar que el colegio ofrecía sobre esta actividad. Mi instinto de periodista me ha hecho buscar y e investigar sobre más recursos que puedan ayudar a mi hija a mejorar en este juego y así es cómo he descubierto ‘Cuentos de ajedrez’, una serie de historias lanzadas en youtube con las que niños y mayores podemos mejorar nuestra estrategia.

Lo que el juego del ajedrez aporta a los niños

El ajedrez es considerado un deporte mental, ya que trasciende al propio juego. Pero el ajedrez es mucho más que un juego o un deporte, es una vivencia, una disciplina, una experiencia con múltiples aprendizajes para pequeños y mayores.

A través del ajedrez, se ponen en práctica relaciones enriquecedoras y se logran muchas  de las competencias escolares,  por eso es cada vez más frecuente encontrarlo en las escuelas, ya sea como materia extraescolar, en clases optativas o coma parte de distintas asignaturas. 

Jugando al ajedrez se ponen en marcha mecanismos de solución de situaciones problemáticas como la deducción, la visión general de esos problemas, la anticipación, la organización de las ideas, la coordinación o la creatividad, entre otros.

Además, el ajedrez pone en juego una trasversalidad de conocimientos muy rica y beneficiosa para todo el que lo practique. Con el ajedrez se puede profundizar en conocimientos matemáticos, lógicos, en el pensamiento concreto y abstracto, en la dimensión histórica de las piezas y los movimientos, y, por supuesto, en la educación emocional y social. 

Según Jean Piaget, epistemólogo y biólogo suizo, en un juego de reglas, como es el ajedrez, se integran las destrezas intelectuales adquiridas en todos los juegos simbólicos y vivencias anteriores con el añadido de la competitividad que marca el código de normas del propio juego. En el ajedrez existen unas normas que hay que conocer y respetar, pero la estrategia y manera de jugar de cada uno se enriquecen de su propia vida y de la experiencia de lo jugado anteriormente. 

Disfrutar de este juego en familia resulta muy beneficioso porque aporta habilidades sociales y emocionales de una manera muy natural y divertida. Como dice el conocido periodista de ajedrez y autor de “Aprender con Ajedrez”, Leontxo García: “El ajedrez es casi el único deporte en el que no puedes echarle la culpa de tu derrota a las circunstancias; al campo embarrado, al árbitro (…) el que pierde es el que más aprende”.

Además, se juega igual a los 8 años que a los 80, por lo tanto, es un juego que reúne generaciones con unas mismas reglas y materiales. Aprender a respetar a los demás, a jugar sin machacar al adversario, a tener más empatía, a saber perder… ¡es un filón que encontramos en el ajedrez!

‘Cuentos de Ajedrez’, una excelente herramienta para enseñar a los niños este juego de mesa

cuentos sobre el ajedrez

En estos momentos en que las familias pasan más tiempo juntos en casa, el ajedrez es una buena opción para pasar momentos entretenidos y muy amenos. Y con esa motivación han nacido los Cuentos de Ajedrez, una serie de episodios en los que a través de historias de ficción o con base histórica toda la familia tiene a su alcance una herramienta con la que aprender y divertirse al mismo tiempo. 

Estos ocho episodios narrados por Leontxo García y su equipo de expertos en Ajedrez Educativo nos llevarán a mundos lejanos, personajes legendarios y aventuras épicas para descubrirnos el ajedrez y muchas más temáticas, haciendo realidad que con el ajedrez se pueden aprender muchas más cosas de una manera trasversal.

A través de la fantasía de los cuentos se estimula la imaginación de los niños y se convierten en una herramienta motivadora para integrar esos otros conceptos que traen de matemáticas, literatura o historia, arte y fotografía y, por supuesto, ajedrez. 

En cada uno de los cuentos, de unos 7 minutos de duración, nos adentramos en la historia de una pieza de Ajedrez, conociendo mejor su movimiento, o en conceptos como el jaque mate, por ejemplo. Además, en cada cuento se plantea un reto ajedrecístico que hay que resolver y para ello se requiere profundizar en las habilidades del siglo 21, como el trabajo en equipo, la autoestima, el autoconcepto, el pensamiento positivo, el optimismo, la resiliencia o la creatividad y valores como la perseverancia, la tolerancia o la igualdad.

Los vídeos están en abierto en el canal de YouTube de SET VEINTIUNO, el programa del que nacen estos cuentos. Se pueden ver por separado y en cualquier orden, pues son historias independientes. Aquí puedes disfrutar del primero de ellos: “Un rey en el mundo de Alicia”, basado en la obra de Lewis Carroll “Alicia a través del espejo”. En él se trabajan conceptos matemáticos como la simetría y se estimula la imaginación de los niños.

Te dejo con esta divertida historia narrada por Esteban Jaureguizar e introducida por Leontxo García. ¿Una partida?

Pin It on Pinterest

Shares
Share This