El verano ya está aquí, ¡qué ganas verdad! Estamos ante unas más que merecidas vacaciones en las que hay tiempo para todo: darse un baño en la piscina o la playa, innovar en la cocina, organizar fiestas… Los niños necesitan desestresarse y relajarse, pero ¿sabías que varios estudios afirman que la desconexión total de la lectura puede significar un retroceso en su aprendizaje y una pérdida de las habilidades adquiridas con tanto esfuerzo durante el año? Para que esto no ocurre te he preparado, con la inestimable ayuda de mi hija mayor (a punto de cumplir 9 años), una lista con los mejores libros para meter en la maleta este verano.

Libros infantiles para leer en verano

Adictivos, divertidos, misteriosos, entretenidos… Los libros que te proponemos para estas vacaciones son la mejor herramienta que se me ocurre para que tus hijos vean la lectura como un viaje a un mundo desconocido donde la imaginación no tiene límites y donde puede pasar de todo. Y es que un libro no se acaba cuando llegamos a la palabra Fin, ¡continúa en nuestra cabeza para siempre! ¿Estás de acuerdo?

La niña más rebelde
Siendo como somos en casa tan seguidores de Enid Blyton (mi marido aún conserva su colección de ‘Los cinco’, mi hija pequeña no se duerme sin escuchar algún cuento corto de esta autora y la mayor va ya por la séptima entrega de ‘Torres de Malory’) no podía faltar un título de esta autora. Esta colección está protagonizada por una niña muy malcriada a la que sus padres mandan a un internado para ver si cambia de actitud. Ella hará todo lo posible por no estar allí y ser expulsada, pero no será tan fácil. (Editorial Bruno).

Las brujas
Los cómics también tienen cabida en nuestra maleta de verano y, en esta ocasión, hemos incluido la adaptación que Penélope Bagieu hace de la obra de Roald Dahl. La relación y las disparatadas aventuras que viven una abuela y un niño son de lo más misteriosas. (Editorial Alfaguara).

Desobediente de repente
Cualquier historia que se desarrolle en un internado o en un colegio, ¡llama la atención de mi hija! Y es que siente que ese mundo se parece un poco al suyo, aunque cada clase es un mundo. Y así la historia de Marta Chacras la cautivó desde que empezó a leer la primera página y hasta yo estoy intrigada con la revolución que quiere montar esta niña. (Editorial Edebé).

Los minicuentos
¿Has oído hablar de los libros snack? Se trata de una buenísima idea de la editorial Tragamanzanas que consiste en hacer una versión de bolsillo de algunos de sus cuentos. ¡Nunca una lectura había estado tan cerca de la mano de un niño! De esta manera las excusas de ‘no caben en la mochila’ o ‘pesan mucho’ no sirven, eso por no hablar de que hay unas propuestas muy interesantes como ‘¿Qué le pasa a la luna?’ o ‘Un animal mágico’.

Los cuentos de Noa
Si en la portada de un libro aparece un unicornio, ¡ya ha conseguido captar la atención de mi hija de cinco años! Y si luego lo abrimos y mi pequeña ve llamativas ilustraciones donde aparecen dos niños de su misma edad, ¡no podemos perder más tiempo y tenemos que empezar a leer! Los cuentos de Noa (Bruno) son cuatro historias de una niña muy simpática, alocada y con unas ideas totalmente disparatadas.

Mi súper familia
Este verano nos vamos al pueblo, un lugar que les encanta a mis hijas porque se sienten protegidas y seguras. Allí conocen a todo el mundo, y es que como yo les digo, ¡casi todos somos familia! Les encanta que les hable de tíos o primos lejanos y descubrir e imaginarse en su cabeza cómo sería nuestro árbol genealógico y, quizás por esto, el libro de de la editorial Flamboyant les fascina tanto.

El abrazo de las amapolas
Si tu hijo acaba de terminar primero de primaria, ‘El abrazo de las amapolas’ está pensado para él. Le permitirá reforzar la lectura, trabajar la compresión lectora y seguir alimentando su amor por la buena literatura. Este libro de la editorial Anaya es una excusa para que volvamos a ver en acción a Miguel, Sabina y Gustavino, aunque esta vez este trío se tendrá que enfrentar ‘al peligro de saber y de descubrir los secretos de los mayores y circunstancias que tienen que ver con las guerras’, según explica Ana Alcolea, su autora.

Los días en casa
Y, como no, en nuestra particular maleta infantil con los mejores libros para este verano no podía faltar el último libro de la autora en activo favorita de mi hija mayor, Begoña Oro. Se trata de un título muy especial para su autora porque ha sido escrito en un momento muy difícil para todos, en especial para los niños. ‘Esta es la historia de Jimena, de Nico, de Gala, de Marcos… y también la tuya. Has aprendido, has soñado, has reído, has crecido, has jugado y nos has enseñado muchísimas cosas a los mayores’, dice la contraportada. ¡Descubre por ti mismo el interior! (Editorial RBA).

Curso intenstivo para hacerse rico
Recomendado para niños a partir de 10 años, este libro (Edebé), escrito por Roberto Aliaga y con ilustraciones de Miguel Ángel Díez, tiene como objetivo que el lector encuentre lo que él quiera: desde un interés algo más económico hasta un manual de autoayuda para ser más felices. Cuando lo leáis en casa, ¡me cuentas!

Tania val de lumbre
Dicen de su autora, Maria Parr, que es como Astrid Linger, la creadora del personaje literario Pippi Calzaslargas, y eso ya nos da garantías de que lo que nos vamos a encontrar en estas páginas merece la pena. Pero, ¿de qué va este libro con este misterioso título? ¡Descúbrelo por ti misma! (Editorial Nórdica).

Cómo incentivar el amor por los libros en los niños en vacaciones

El verano es sinónimo de vacaciones, y las vacaciones de tiempo libre. Sin obligaciones y sin estrés, tenemos delante de nosotros una excelente oportunidad para incentivar el amor por los libros en verano. ¡Aquí te doy unas recomendaciones!

  1. Sé un ejemplo a seguir
    Los niños aprenden con el ejemplo, así que si queremos que lean tenemos que hacerlo nosotros. Así que, ya puedes pasarte por la biblioteca de tu barrio (recuerda que en muchas hay que pedir cita) y buscar algún título de misterio o aventuras. Si aceptas una recomendación, el último que me he leído es ‘El espía inglés’, de Daniel Silvia.
  2. Un libro, el mejor amigo de los niños
    A la playa, a la piscina, al campo… Los libros son bien recibidos en cualquier lugar, así que no se te olvide meter en el bolso o en la mochila algo para leer. Cuidado: en el coche no, que luego los niños se marean.
  3. Crea un club ‘exclusivo’ de lectura
    Tanto si pasáis el verano en vuestra residencia habitual, si vais al pueblo de los abuelos o si habéis alquilado alguna casa en la playa o la montaña, ¡seguro que tus hijos hacen un montón de amigos! Y fijo también que todos ellos son lectores habituales. Una genial idea puede ser crear un club de lectura y que se intercambien los títulos que hayan metido en su maleta.
  4. Libros en todos los formatos
    Muéstrale que los libros están en papel, pero también en formato e-book. De esta manera ellos, que están ‘acostumbrados’ a la pantallas, se sentirán más atraídos y, quizás, les cueste menos leer.
  5. Establece una rutina de lectura
    Está claro que si queremos que surja ese amor no debemos forzarlo, pero quizás sí podemos provocarlo. Podéis reserva un tiempo para este fin siempre a la hora de irse a la cama o, por ejemplo, en el momento después de comer y de hacer la digestión (si ellos no se quieren tumbar un poco a descansar). ¡Ajústalo a tu horario!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This