La pandemia por coronavirus no conoce fronteras. Cada vez son más los países que se ven afectados  por esta situación, tanto es así que en España el estado de alarma, que en principio era por 15 días, se alarga otras dos semanas más. Parece imposible lograr que el desánimo no se apodere de nosotros, ¿verdad? Debemos intentar ser fuertes, por nosotros y por nuestros hijos. Es por ello que hoy queremos contarte cómo hacer un bonito arcoíris para poner en la ventana, perfecto como actividad para que los más peques de la casa estén entretenidos y también para levantar nuestro ánimo y el de todo aquel que lo vea. 

Arcoíris para poner en la ventana, una terapia para toda la familia 

Las iniciativas anónimas que están surgiendo en momentos de confinamiento están haciendo que la cuarentena esté siendo más llevadera para las familias. Una de las primeras en surgir fue #desdemiventana, en la que se invitaba a todos los niños a dibujar un arcoíris y colgarlo en su ventana.

Nuestros amigos de GlobalCamp, empresa dedicada a la gestión de campamentos de verano, apuestan por esta iniciativa y nos proponen originales y variadas ideas para que todas las ventanas y casas del país se llenen con dibujos de este fenómeno meteorológico.

Formas de hacer un arcoíris para poner en tu ventana 

arcoíris con rotuladores

Dibujar, pintar, colorear y hacer cuantas manualidades sirve como terapia para grandes y pequeños, sobre todo ante situaciones como las que nos ha tocado vivir ahora. Aquí os dejamos distinas formas de crear el arcoíris. Son solo ideas en las que os podéis inspirar. ¡Elegid la que más os guste y… manos a la obra!

1. Con folios blancos y muchos colores 
Este es el arcoíris que voy a hacer yo con mis hijos esta tarde en cuanto el mayor termine de hacer las tareas que le han mandado del cole. La idea que tengo en mente es pegar dos folios para que el arcoíris se vea grande, dibujarlo con lápiz y colorearlo de muchos colores. Lo pegaremos en nuestra ventana y debajo pondremos algo así como: ‘Para ti, para que no te olvides que hay que sonreír aunque sea un poco cada día’. 

2. Para colgar donde tú quieras
Los arcoíris suelen ir siempre acompañados de una nube, ¿verdad? Y es que salen después de una tormenta. Por eso te propongo que dibujes una nube sobre una cartulina blanca y, después pegues pequeñas tiras de colores que simulen este fenómeno meteorológico. ¿Te gusta la idea?

arcoíris colgante

3. Un arcoíris de plastilina
Esta idea para hacer el arcoíris para poner en la ventana seguro que le gusta a los más peques de la casa. No hay más que coger unos trozos de plastilina de diferentes colores y darle forma al arcoíris. Para poder colocarlo en la ventana, tenemos varias posibilidades: pegarlo a un cartón o bien colocarlo bordeando una taza grande o maceta. Si esta última va a ser tu opción, adelante, tan solo procura sujetar bien la taza o la maceta para que no se caiga o bien ponla por dentro de tu ventana.

4. Hama beads, ¡te encantará!
Hace poco os hablaba de todo lo que se puede hacer con las hama beads y de las numerosas ventajas que tiene para el desarrollo de la creatividad y la imaginación de los niños, pues ahora te vuelvo a hablar de ello ya que se trata de otra forma súper chula de diseñar un arcoíris para poner en la ventana de casa, eso sí, de pequeño tamaño. 

arcoíris con hamabeads

5. Acuarelas, ¿quién se apunta?
¿Recuerdas cuándo eras una niña y te pasabas las horas pintando con acuarelas? ¡Yo también me acuerdo como si fuera ayer! Pues has de saber que esta es otra forma excelente de crear un arcoíris para poner en tu ventana. Prepara una cartulina o un cartón, por ejemplo, de la caja de leche o de los cereales, así los peques ven todo lo que se logra al reciclar, unas acuarelas, un pincel y muchas ganas de demostrar vuestras dotes de artistas. Ya sabes que el arcoíris es muy sencillo de dibujar, pero si lo prefieres, puedes trazarlo primero a lápiz y luego ya colorearlo con las acuarelas. ¡Seguro que os queda genial!

6. Con slime
Este no se podrá colgar en la pared ni en la ventana de tu casa, pero los niños se lo pasarán pipa. Si para el slime normal se necesita cola, bicarbonato, líquido de lentillas y cuando tengas hecha la masa, dividirla en los colores que necesitamos, echar colorante y juntarlos todos. ¡Así de fácil!

¿Has elegido el arcoíris que pondrás en tu ventana? Puedes hacer todos y alternarlos y ir cambiándolos. Eso sí, no se te olvide añadir una frase de ánimo y motivación para que todo el mundo la lea. A nosotras se nos ocurre la siguiente: ‘Queridos vecinos, estamos juntos en esto, todo va a salir bien. Cuando sintáis lo contrario, no tenéis más que mirar este arcoíris’. ¿Qué te parece la idea?

Está claro que este situación de emergencia sanitaria nos está regalando tiempo extra para estar en casa en familia, pero también para aprender a valorar las cosas que de verdad importan. ¡Llenemos las ventanas y nuestra casa de color!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This