Le estoy cogiendo el gusto a esto de compartir contigo cada nuevo libro que entra en casa; será porque me hace mucha ilusión o porque le veo una gran utilidad a esto de las recomendaciones literarias. El caso es que hoy vengo a hablarte de un libro que todo niño debería leer antes de creer, se llama ‘La pequeña bruja’, ¡a mi hijo le está resultando de lo más entretenido!

‘La pequeña bruja’, un libro perfecto para leer en vacaciones de verano 

‘La pequeña bruja’, de Otfried Preußler, ediciones Maeva Young, pertenece a la maravillosa colección de Clásicos Recuperados. Se trata además de una historia que gusta a grandes y pequeños porque, como narra las aventuras y desventuras de una joven bruja, tiene palabras tan atractivas y suculentas para los niños como pócima, dientes de ratón, caca de loro, pis de sapo y esas cosas que tanta gracia les hacen.

En cuanto a nosotros, papás y mamás deseosos de que nuestros hijos se interesen por la lectura, este libro resulta encantador pues, además ser muy bonito, tiene bellas ilustraciones, páginas enteras llenas de letras y un vocabulario muy rico idóneo para que los jóvenes lectores aprendan a la par que se divierten.

¿De qué trata ‘La pequeña bruja’? 

la pequeña bruja

Disculpa, que me lío a hablar y hablar y se me olvida lo más importante, ¡contarte de qué trata esta historia! Verás, había una vez hace muchos, muchos años una pequeña bruja (¡solo tenía 127 años!) que lo que más deseaba en el mundo era poder ir al baile que hacían las brujas mayores en el monte Block.

Ni corta ni perezosa, decidió acudir a la fiesta con el fin de divertirse y pasar inadvertida. Como era de esperar, las otras brujas, incluida su tía Sacudidas, la bruja del tiempo, la descubrieron, así que, según este peculiar grupo, no tenían otro remedio que llevarla ante la bruja jefa para darle su merecido castigo.

La bruja jefa le dijo, para su consuelo, que solo perdería su escoba y que el año que viene podría acudir al monte a bailar y festejar con las que serían sus nuevas compañeras si, durante este tiempo, demostraba ser una buena bruja.

Es en este punto que la cabeza de la pequeña bruja se llena de dudas, pues, para ella, hay que hacer las cosas bien y ayudar a los demás, pero, para el resto de las brujas, ser una buena bruja es en verdad ser muy mala. ¡Menos mal que cuenta con la ayuda de su inseparable amigo el cuervo Ajetreo!

Lo que este cuento enseña a niños y niñas 

leer cuentos con los niños

A mi hijo le está gustando mucho este libro, tengo por seguro que es por las palabras tan graciosas que tiene y por las aventuras que le suceden a la protagonista y a su amigo el cuervo. A mí gusta por eso y porque habla de valores importantes como la amistad, la solidaridad, el compañerismo y el bien y el mal que, aunque puede parecer raro, no es lo mismo para todos. Y es que la bruja quiere ser buena, pero no queda del todo claro que las otras brujas lo comprendan, pues para ellas una bruja mala es una buena bruja.

No dejes de leer este cuento con tus hijos, y con ello me refiero a que lo incluyas entre los libros para el verano y también a que te sientes al lado de tu pequeño y disfrutes oyéndole leer. ¿Conoces algún otro libro de este autor? Nosotros ya hemos anotado a nuestra lista de ‘próximas lecturas’ ‘El bandido Saltodemota’ y ‘El pequeño fantasma’. ¡Qué ilusión!

Texto: Beatriz Martínez

Pin It on Pinterest

Shares
Share This