¿Conoces el pueblo de Yebes, en Guadalajara? Yo no había oído hablar de él hasta que busqué en internet rutas por pueblos de Guadalajara, aunque puede que a ti te suene porque allí hay una parada del AVE que circula hasta Barcelona. En mi particular ‘investigación’ por dar con sendas para niños me salió el Bosque de Valdenazar. Sin muchas pretensiones, cogimos la A2 y en menos de una hora el GPS nos indicaba que ‘habíamos llegado a nuestro destino’. ¡Nos encantó el lugar, el paisaje y la tranquilidad que nos infundió!

Descubriendo el Bosque del Valdenazar con niños

Para llegar al Bosque de Valdenazar necesitas coche (este enclave está situado dentro de la urbanización Valdeluz y cerca del campo de golf), ya que en transporte público es muy difícil. Eso sí, no te preocupes por el tema del aparcamiento, hay un parking bastante amplio antes del comienzo de la ruta.

Desde el punto que parte esa senda encontrarás varios carteles explicativos sobre las fauna y la flora de la zona, el itinerario de la misma y mesas para hacer un picnic al final de esta propuesta de senderismo. Asimismo- otra cosa que desconocía de este enclave- es que se trata de un bosque astronómico, es decir, en un paraje único para poder observar las estrellas una noche de primavera-verano.

bosque de guadalajara

La ruta que nosotros escogimos fue circular y con una extensión de poco más de tres kilómetros. Estaba muy bien señalizada y era bastante sencilla, aunque había alguna cuesta de subida y bajada con escaleras, por lo que no lo recomiendo para ir con carritos de bebés. Eso sí, si tienes una perro de mascota, aquí son bien recibidos siempre y cuando vayan con su dueño.

Uno de los puntos de interés y de parada ‘obligatoria’ es la carbonera, llamada así porque años atrás era una zona en la que se fabricaba carbón vegetal. Si observas la tierra, aún tiene un color negrizo. La siguiente parada es el mirador de arroyo Valdarachas. ¡Las vistas desde aquí son maravillosas!

bosque de valdenazar con niños

¡Ya estáis a mitad del trayecto y llega la parte que, al menos para nosotros, es la más linda! Y es que parece que te adentras en un bosque de cuento, caminando en paralelo al río. Si tenéis la suerte y os pasa como a nosotros que no nos cruzamos con nadie, ¡el sitio de vuelve más mágico aún!

No dejes de admirar las encinas centenarias que te encontrarás a lo largo de la senda. No te costará reconocerlas porque algunas tienen más de 200 años y una altura de 14 metros. Todo esto lo sé porque lo leímos en las paneles informativos.

descubriendo el bosque de valdenazar

Antes de emprender la subida que os llevará al punto de partida, tienes la opción de desviarte unos 300 metros hacia la senda del agua y llegar a la antigua fuente del Valle de Alcohete. Si os apetece andar un poco más, te lo aconsejo pero te aviso que dicha fuente es actualmente un chorro de agua tapado por la maleza. Darás con ella por el sonido del agua, pero no es fácil de encontrar.

Me encantó el Bosque de Valdenazar, aunque como dicen mis hijas eso no es algo novedoso, ¡para mí todo es precioso! Así que te ‘invito’ a ir y a que juzgues por ti mismo. ¡Nos vemos en la siguiente ruta!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This