La risa es el gran liberador de tensiones que tenemos, además de ser muy divertido. Reír es incompatible con estar enfadado, pesimista, triste o preocupada/o. Si pudieras elegir con quien te vas a Marte encerrado en una nave, ¿pensarías en alguien cascarrabias enfadado, triste y pesimista o a alguien divertido, alegre y optimista?

Pues en casa nos sucede lo mismo. Tienes que elegir el ambiente emocional quieres crear en casa: uno envuelto en mal rollo del que no puedes escapar por culpa del encierro u otro envuelto en buenas vibraciones, risas, juego y amor. Como seguramente te decantes por el segundo, nuestros amigos de Aula de Juego nos dan las claves para organizar una sesión de risoterapia en casa con los niños.

Los beneficios de reír en familia

la risa de los
 niños

La risa es básica para la convivencia porque reduce las tensiones y pone freno a la agresividad, al mal rollo y al estrés. Básicamente te ayuda a ser feliz porque reír es incompatible con estar enfadado, triste o preocupado.

Reír te provoca a nivel emocional que te sientas bien y esto manda mensajes positivos a tu cuerpo que también se va a sentir bien. El cuerpo tiene dentro una gran farmacia capaz de producir sustancias que te pueden hacer sentir bien o mal. Cuando estamos preocupados o enfadados, mandamos mensajes negativos al cuerpo y producimos cortisol, que es una sustancia muy adictiva. Es cierto que parece te sube la energía rápidamente pero es un depresor de sistema inmunológico ¡Sí, lo has leído bien! Tu sistema inmunológico reduce su capacidad para protegerte y es mucho más fácil enfermar. Recuerda lo que dijo el maestro Yoda si eres friki de la guerra de las galaxias: ‘El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento‘.

Cuando eres capaz de compartir en familia risa y juego es la mejor medicina natural. Tu cuerpo recibe esos mensajes positivos y se aleja del lado oscuro de la fuerza segregando dopamina también llamada “molécula del amor”, endorfinas y otras sustancias que te ayudan a relajarte y por la noche a dormir mejor. Reír en familia va a provocar que os améis, os cuidéis y preocupéis los unos de los otros y seáis más empáticos. Reír te conecta con el lado de la fuerza y la vida es mucho mejor porque la paz reina y el amor es el vínculo que une a la familia.

Cómo podemos organizar una sesión de risoterapia en casa con los niños

risoterapia casera

Crea un taller de risoterapia con los niños en casa es complejo y requiere entrenamiento. Lo más sencillo es usar el juego como un medio que os va a permitir conectar con la risa. Otra opción es poner en YouTube vídeos de just dance para niños, zumba para niños, aerobic para niños y confía. Simplemente verlos bailar y bailar junto a ellos va a activar la risa, porque los niños son muy ocurrentes y te va a ayudar a desinhibirte y conectar con tu niña/o interior que es feliz simplemente por el hecho de estar vivo junto a las personas que amas. Os propongo unos juego para que podáis jugar juntos:

  • Me río- me enfado. Pedimos a los niños que se rían con ganas cuando levantemos el bastón de mando (el turno de manda se va rotando).
Izquierda Derecha

Arriba del todo nos reímos mucho 

Arriba del todo con cara de enfado

A media altura nos reímos menos

A media altura más serios

Abajo nos reímos casi serios

Abajo serios
  • El juego de congelados. Se pone música y de repente se para la música todos se congelan en la posición que les haya cogido. Lo divertido es ir buscando posiciones divertidas y cada vez gana uno por ser el congelado más gracioso. El turno también se va rotando. Es este juego se trabaja mucho la escucha y el autocontrol y ayuda mucho a que los peques estén más relajados.
  • Lo que hace la madre hace el hijo. Alguien hace algo y todos le imitan.
  • Imitación por parejas. Se pone una canción y de uno de la pareja baila y el otro observa atento. Al acabar la canción el que observaba tiene que repetir el baile de su compañero imitando de memoria como bailaba. Al terminar crea el baile el que observa al principio y se repite el proceso de antes. Es muy divertido.

Cuando se haya acabadola sesión de juego y risa es bueno poner una música suave de fondo y todos os tumbáis a escuchar la música. Esto ayuda a bajar el ritmo relajaros para que los peque no se queden acelerados después del juego.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This