Son todos los que están, pero no están todos los que son. Cervantes, Romeo y Julieta, Moby Dick, Alicia, el Capitán Nemo, Max Estrella, Bernarda Alba, Harry Potter y compañía son los protagonistas (sí, tal cual lo estáis leyendo, ¡todos juntos!) de la nueva apuesta de Anaya Infantil y Juvenil. El texto se titula ‘El maravilloso mundo de los libros‘ y lo firma Ana Alcolea con delicados y deliciosos dibujos de David Guirao. Estamos ante una aproximación a las letras universales que debe incluir cualquier librería familiar.

La magia de ‘El maravilloso mundo de los libros’

esto es el maravilloso mundo de los libros

Hay escritores y personajes que han alcanzado el título de clásicos por méritos propios, porque sus hazañas forman parte de la CULTURA con mayúsculas y sus chascarrillos, sus historias son ya patrimonio de nuestro imaginario colectivo universal. No hay rincón en el mundo que no sepa de los amores prohibidos de Romeo y Julieta, ni de las pistas que hacen de Sherlock Holmes uno de los mejores detectives de todos los tiempos. Nuestros pequeños poco a poco los irán descubriendo y con este libro hacemos un primer intento de conocerlos.

Si bien es cierto que para acercase a algunas obras hay que tener una edad o madurez determinada para tener una comprensión real del texto y disfrutarla como Dios manda, también es cierto que poco a poco debemos dar pasos en casa para que luego nuestros peques sean capaces de contestar a preguntas de cultura general (seguro que más de uno pasa vergüenza ajena cuando en la televisión ve a adolescentes que no saben ni mencionar una obra de William Shakespeare). Este libro no defrauda, los niños se divierten y aprenden. 

‘El maravilloso mundo de los libros’ está recomendado a partir de 10 años. Se plantea como un viaje por la historia de la literatura a través de las principales obras que las diferentes plumas universales han legado a la Humanidad. Obras, autores y personajes, ¿se puede pedir más? Y encima hay sitio para todos. Desde Don Quijote y su escudero Sancho Panza (risas en casa cuando mi hija de siete años descubre que lleva un sombrero que parece un orinal) a Harry Potter (aquí los pequeños lectores saben más del mundo de Hogwarts que lo que se explica en el texto, pero también les gusta a los niños sentirse sabios y descubrir que hay cosas que sí saben, reconocer su propio conocimiento).

Son textos breves que resumen, con un vocabulario sencillo y claro, sus aventuras, sus amores, sus locuras… Entre sus páginas desfilan las voces y pinceladas de sus vidas de los hermanos Grimm, las de las hermanas Brontë o las de Gabriel García Márquez, por poner algunos ejemplos. Sorpresa al descubrir que mencionan a Siri Hustvedt y Paul Auster que también disfrutamos en casa y que nuestra hija ve sus títulos en nuestras manos. 

Pero el libro va más allá. Para arrancar sus primeras páginas están dedicadas a conocer todos los entresijos y el backstage del fascinante mundo que rodea a un libro: desde los primeros alfabetos (aquí mi pequeña y yo decidimos escribir nuestros nombres con los jeroglíficos egipcios) hasta el proceso de creación de un volumen (sí, sí, descubrir la imprenta, la edición e incluso el proceso de distribución). 

También hay un apartado para conocer los diferentes materiales o soportes de escritura (la arcilla, el papiro, el pergamino y el libro electrónico desfilan ante nuestros ojos), otro de lugares literarios (Camelot, el Dorado, Nunca Jamás, Hogwarts…  la lista es larga), uno más para mitos y sagas (la Iliáda, las sagas nórdicas, el Santo Grial…), sobre libros prohibidos y misteriosos… Sin duda, es un libro para niños muy, pero que muy completo.

Mención especial quiero hacer al capítulo que nos descubre las bibliotecas más famosas y las librerías que dejan más de una boca abierta. Son centros que almacenan el saber para generaciones futuras y visita obligada en nuestros viajes cuando salimos de nuestra ciudad. 

Desde la aparición de los primeros textos hasta hoy se han escrito infinidad de obras. Unas con más éxito y talento que otras, pero nunca sabemos cuál será la que convertirá a nuestro hijo en un ávido lector. Este libro recoge muchas de aquellas que deben pervivir, pasar de generación en generación, porque hay emociones, sentimientos, aventuras universales que no entienden de épocas y por las que los años solo pasan para vigorizarlas y que siempre están de rabiosa actualidad. Es más, algunas han traspasado tantas fronteras que han saltado de las páginas a las pantallas audiovisuales: Frankestein, Jane Eyre o Harry Potter. Películas hoy inolvidables también. Sin duda, El maravillo mundo de los libros, es un libro (valga la redundancia) que hace lectores.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This