Mi hija tiene 3 años, es una niña maravillosa, risueña y adorable que se pasa el día entero jugando y disfrutando de esa edad tan bonita que tiene. No obstante, cuando llega la hora de dormir, los temores aparecen y ella, tan alegre siempre, se pone triste pues no quiere irse sola, ¡y eso que comparte habitación con su hermano mayor! ¿Sabes lo que hago para que se sienta mejor? Pues, además de poner en práctica los trucos que te cuento más abajo, leo con ella el cuento de ‘Mi camita‘. ¡También puede ser una herramienta excelente para tus hijos!

‘Mi camita’ es un cuento real y mágico que ayuda a los niños a dormir plácidamente

'Mi camita0

Como te iba contando, mi hija no lleva muy bien lo de irse a la cama. Se que es cosa de la edad (a mi hijo mayor también le pasaba) y, pese a que ahora tiene miedo a los monstruos, ya no hay dramas que valgan cuando llega la hora de ponerse el pijama.

Con todo y con ello entenderás que algo tenía que hacer para no ver a mi peque cada noche enfadarse y usar más de una artimaña para retrasar cuanto más mejor la hora de apagar la luz: que si ‘no me quiero lavar los dientes’, que si ‘dame agua’, resulta que ‘ahora me hago pis’ y así una detrás de otra. 

La solución la he encontrado en el libro ‘Mi camita’, escrito por J.S Pinillos y con las ilustraciones a cargo de Julen Rodríguez, editorial Destino. Si ya se lo han leído más de 50.000 pequeños lectores es porque funciona, ¿no?

Este cuento está basado en una historia real. La de una niña y su cama, su amiga, con la que vive distintas aventuras. Porque cada vez que llega la hora de irse a dormir y la pequeña cierra los ojos, la cama los abre para cuidar de todo lo que va a soñar, para leer con atención el cuento de buenas noches y también para acompañarla allá donde viaje. 

La cama es un lugar seguro en el que descansar, reponer energía, jugar después de la siesta, recuperarse cuando nos hemos resfriado o disfrutar de un rato de lectura. La protagonista de esta bella historia nos recuerda que nuestra camita está ahí para cuidar de nosotros, ¡en especial de los peques de la casa!

Consejos de mamá para que los niños duerman felices y contentos

el cuento de 'mi camita'

A la hora de dormir a nuestros niños debemos crear un buen ambiente para que los peques se sientan felices, seguros y puedan alejar de su mente las pesadillas y los miedos. 

  • Establece una rutina que les de tranquilidad: baño, cena, lavarse los dientes y cuento con mamá y papá
  • Haz que su habitación y su cama sea un lugar acogedor. Cojines, sábanas de colores, sus dibujos puestos en las paredes o estrellas pegadas en el techo pueden ser un excelente recurso. 
  • Nada de prisas y agobios, ¡no sirven de nada! Todos tenemos miedos e inseguridades, en especial los peques que necesitan sentir el apego de sus padres, por eso, empatiza con tus hijos y diles frases como estas: ‘Yo de pequeña me sentía igual’, ‘A mí también me pasaba’ o ‘No te preocupes, estoy aquí’.
  • Dedícales frases positivas y optimistas llenas de amor
  • Dales besos y achuchones, ¡cuanto más mejor’
  • Diles cuánto les quieres. ¡Esto no falla nunca. Es la mejor herramienta para acabar con los miedos y terrores infantiles!

Llegará el día en que tus hijos se hagan mayores y se vayan a dormir solos sin decirte nada, mientras tanto, ¡disfruta de esta etapa!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This