En casa somos muy fans de los juegos de mesa, de los de toda la vida como el parchís, la oca o el ajedrez, y de los que fueron llegando hace unas décadas y que también los podemos considerar como clásicos. Me refiere al Monopoly, al Trivial, al Tabú, al Party… ¡Todos ellos son perfectos para divertirnos en familia! El único pero que yo les pondría sería que no son del todo aptos para trasladar en una excursión al campo o en un día de piscina. Para esos momentos, hay que buscar algo más pequeño. Te presentamos los juegos de mesa educativos para niños que caben en el bolso de mamá.

Juegos de mesa de tamaño reducido que caben en el bolso de mamá

juegos educativos para niños

Reconozco que sufro mucho cuando voy a comer o cenar a un restaurante con mis hijas y en la mesa de al lado veo a unos padres charlando animadamente mientras sus hijos están pegados al móvil. ¿Por qué utilizar este dispositivo como una niñera y/o como una forma de entretenimiento?

En mi caso, desde que mis hijas son pequeñas (tengo un amor odio con la tecnología y en cómo se debe usar con los niños) siempre llevo en el bolso cuadernos y lápices de colores para que pinten y, si por algún motivo el pack se nos ha olvidado en casa, pasamos por un ‘maxi-chino’ o ‘eco-maxi’ que haya cercano y nos hacemos con uno. ¡Nunca sobran!

Ahora que son más mayores, esta técnica no funciona tanto, así que en lugar de recurrir al teléfono móvil, que sería lo más fácil, antes de salir de casa echamos en el bolso de mamá alguno de estos juegos. Son tan pequeños, que en ocasiones puedo llevar hasta dos. Te animo a que busques en la lista los que no tengas y los pongas como prioritarios en la carta de Papá Noel, los Reyes Magos, para el próximo cumpleaños o por las buenas notas.

– UNO
¡El clásico! ¿Cuántas veces habré oído a mi hija gritar eso de ¡UNO! porque se ha quedado sin cartas? Y es que se puede pasar horas y horas con sus amigos jugando en la zona común a él. Ella se divierte y yo sé que es una forma que tiene de aprender matemáticas y de mejorar la memoria y la concentración. ¿Se puede pedir más en un juego?

– Sushi GO!
Tener una buena estrategia te servirá de mucho para alzarte como ganador de Sushi Go! Y también ser conocedor de la comida japonesa, je, je, je… Y es que tienes que saber combinar los distintos platos que se presentan para obtener la máxima puntuación. Yo lo recomiendo porque es muy fácil de jugar, cada partida es corta y hará que tu hijo quiera superarse en cada una de ellas y aprenda a gestionar su frustración cuando pierda.

– Isla calavera
Las tardes de los sábados serán mucho más divertidas con este juego de piratas y búsquedas de tesoros (hasta cinco jugadores). Hay que ser rápido, tomar decisiones y calcular bien para obtener la mayor cantidad de puntos después de lanzar los dados y crear distintas combinaciones. ¿Preparados para la aventura?

– Doble
Juego ideal para hermanos, porque solo pueden jugar dos personas. Se reparten las cartas, se deja una en el medio y se tiene que buscar el icono que se repita en la carta (son redondas, por cierto) que hay en el medio y en las tuyas. Gana, como no, el que sea más rápido. Va en una cajita de metal, así que no tendrás peligro de que se arrugue. Por cierto, por si no lo sabes, existe una versión acuática, para los días de verano en la playa o piscina.

– Virus
Se ha convertido en uno de los más exitosos del momento, tanto que ya tiene segunda parte y las cartas se han transformado en un juego de mesa tipo Cluedo. ¡Cuidado que es contagioso y hasta los niños más pequeños de la casa querrán participar en una ronda, y eso que está recomendado para mayores de 8 años! El objetivo totalmente actual: parar el virus y evitar contagiarte. ¡Ni hecho a propósito!

Más juegos de mesa formato mini para niños

abremente juegos de mesa

Espero que tengas un bolso grande porque… nuestra selección y nuestras propuestas no han acabado aquí.

– Abremente
Esta propuesta sería algo así como un Trivial portátil, porque a través de distintas preguntas de ‘cultura general’ los niños deberán responder cuestiones de todo tipo. Lo mejor de todo es que hay packs según la edad del niño, para que no se aburra por lo sencillo que pueda ser o le parezca imposible. Hay preguntas sobre alimentos, herramientas, transportes y multitud de temas más… Seguro que tu hijo se las sabe todas, ¿pero y tú? Un juego que invita a pensar.

– IQ Fit
No sé quiénes estamos más enganchados a IQ Fit en casa, los mayores o los pequeños. A mí me recuerda cuando era pequeña y jugaba al Tetris, porque el objetivo de este juego es ir encajando piezas 3D según distintos modelos que vienen en el estuche para que todas casen y no sobre ninguna. En la caja te vienen distintas propuestas para realizar. ¿Serás capaz de resolverlas todas?

– Story Cubes
Este juego es ideal para los niños con una imaginación desbordante y para los que les gusta inventar historias. En una caja vienen 9 dados y en cada cara una imagen distinta. Se lanzan los dados y, según los símbolos que salen, tendréis que inventaros un cuento o relato corto. ¿Cuál será el más original de todos?

– MatchDice
Si tu hijo es un cerebrito y los números no tienen secretos para él, ¡este es su juego! Pero también puede ser ideal para aquellos a los que les cuestan más las matemáticas porque será una forma divertida de entrenar el cálculo mental. Hay un camino que recorrer y para llegar hasta el final hay que hacer distintas sumas y restas según lo que salga en los dados. ¿Te animas tú también?

– Letra a letra
Consiste básicamente en formar palabras, pero la dificultad está en que las letras aparecen desordenadas en cada una de los naipes. Tu misión: ¡buscar la forma en la que tengan sentido! Un juego con el que aumentarán su vocabulario, ¡prometido!

– Lama
¡Emoción por cada partida! ¿Te imaginas un juego en el que gana el que tenga más puntos negativos y en el que tenga menos cartas en su poder? ¡La caña! La dinámica se centra en tres actividades: jugar con las cartas, robar las cartas y plantarse.

Tiranosaurio Rex
¿Por qué será que durante una época los niños son unos apasionados de los dinosaurios? Si tus hijos están en ese momento, te recomiendo este juego compuesto por dos dados (uno de colores y otro de símbolos) y 12 figuras pequeñas de estos animales. Tiranosuario Rex tiene unas reglas sencillas para pasar un rato de lo más entretenido buscando a los dinosaurios que se han perdido. ¡Que comience la aventura!

Y, recuerda, los juegos de mesa son un excelente recurso para la estimulación neurocognitiva.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This