Me encantan los libros, los clásicos de toda la vida y los que se han escrito ayer mismo. Adoro las historias que nos regalan y lo mucho que podemos aprender de ellos. Por eso es que siempre tengo libros y más libros en casa, unos de la biblioteca y otros para quedarnos, para que mis peques también se aficionen a la lectura. ¿Sabes cuáles son los cuentos que más nos gustan de todos? Los que tienen bonitas ilustraciones y con los que te puedes identificar con sus personajes. ‘Las palabras mágicas de Wanda’ también se convertirá en el preferido de tus peques. 

La entrañable y divertida historia de la bruja Wanda

palabras mágicas de wanda

‘Las palabras mágicas de Wanda’, de Lucy Rowland, Paula Bowles, editorial Edelvives, es un libro que enamora, por las bellas ilustraciones que tiene y por la historia tan bonita que narra. 

La brujita Wanda, quien disfruta de lo lindo con las escobas, los calderos y las pociones, es tímida, muy tímida. Se podría decir que la más tímida de todas las brujas del mundo. Tanto es así que hasta la cuesta pronunciar palabra cuando está con los demás.

Mientras todos corren por la clase antes de que la profesora (la señora Telaraña) llegue, ella se sienta en su mesa con el libro abierto. Por eso, cuando Flo, una alumna nueva, se hace su amiga, Wanda descubre que puede ser ella misma, y es que para jugar y divertirse no hacen falta las palabras. 

La cosa no se queda ahí, no te creas que nuestras amigas se van a aburrir o que no van a tener que hacer alarde de sus habilidades, ¡más bien todo lo contrario! Resulta que algo nada bueno sucede en el colegio durante el concurso de magia, ¡Flo está en peligro porque el que iba a ser un perro inofensivo se ha convertido en un león malhumorado. Para poder ayudar a la asustada Flo, Wanda tiene que pronunciar las palabras mágicas adecuadas. ¡El tiempo corre en su contra!

Tendrás que descubrir por ti misma, cuando leas esta bonita historia a tus hijos, si Wanda logra la misión que tiene ante ella. Lo que ya te adelanto es que es una historia que engancha, ¡y no solo a los niños! 

Consejos para padres con hijos igual de tímidos que la protagonista de ‘Las palabras mágicas de Wanda’

el fantástico libro de Las palabras mágicas de Wanda

Muchas veces los niños se sienten pequeñitos, igual que le ocurre a Wanda, sobre todo cuando se encuentran en situaciones que para ellos son un cambio como el inicio de colegio o hacer nuevos amigos. Como padres, hay muchas cosas que podemos hacer para que se sientan más seguros.

  • Dales su tiempo. Si no quieren decir ‘hola’ a la vecina o contestar cuando alguien les habla, ¡no pasa nada! Mientras no sea una descortesía, hay que respetarles.
  • Permite que se expresen cuándo y cómo quieran, les hará entender que pueden contar con nosotros. 
  • Propicia situaciones cómodas en las que puedan dejar de lado, poco a poco, su timidez, por ejemplo, ir al mismo parque al que van sus compañeros de clase. 
  • En el caso de los más peques, yo esto también lo pongo en práctica con mi hija de tres años, lo que da muy buenos resultados para que se puedan desenvolver mejor, es trabajar la autonomía. Pequeñas cosas como saber abrocharse la cremallera del abrigo o abrir su tupper de la fruta les hará sentirse mucho más seguros.
  • Habla con ellos, pregúntales cómo se sienten y dile cosas como que todo el mundo tiene su carácter, que hay personas que son más extrovertidas que otras y que no pasa nada de nada. Nadie es mejor ni peor por ello. 
  • Emplea el sentido del humor siempre que puedas y ríete para quitar importancia a las cosas. Los niños sabrán que en esta vida hay que tener la vergüenza justa y necesaria. 

¿Qué te ha parecido nuestra recomendación literaria del día?

Pin It on Pinterest

Shares
Share This